Página 16

[…] pasando a ser Rey de Wundagore. Dándoos las gra­cias os invita a quedaros. Aceptáis el tiempo re­ferente a la ceremonia pero después decidís volver a casa. Os dice en tono confidencial que existe un extraño agujero dentro del castillo que los que lo habían atravesado decían haber visto gigantescas casas y carros que se movían sin animales. Os lle­van hasta el agujero y lo atravesáis. Momentos después estáis en la ciudad de Arizona y por fin ha­béis vuelto a casa. No contáis nada de lo sucedido a nadie, total, ¿quién os iba a creer?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.