Página 17

Buscáis algo de provisiones y al no encontrar­las os vais. Cuando ya estáis lejos de la ciudad, oís un fuerte ruido procedente de la destruida ciudad. Seguís una vieja carretera, que después de unos cuantos Kms. os lleva a unas verdes montañas y a un riachuelo donde os refrescáis. Es extraño el cambio de paisaje y clima según avanzáis. Antes el desolado desierto y ahora unas montañas con nieve en sus cumbres. Estáis exhaustos, sacáis la tienda de campaña, los sacos de dormir y os acos­táis un rato. Una voz os despierta:

“Me llamo Ka­ra. Me encuentro encerrada en el castillo de Wundagore. Por favor, rescatadme”.

Todos lo habíais oí­do. Salís de la tienda y no hay nadie. Surgen dos ideas: averiguar que era esa voz o continuar vues­tro camino.


Averiguar quién es Kara, pasa a la 29
Continuar vuestro camino, pasa a la 42