Página 25

[…] aquella sima. Te alegras de estar de nuevo en casa, aunque te sorprende encontrar a todos mucho más viejos. ¡Ellos también se asombran de que no hayas cambiado nada en once años!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.