Página 25

[…] aquella sima. Te alegras de estar de nuevo en casa, aunque te sorprende encontrar a todos mucho más viejos. ¡Ellos también se asombran de que no hayas cambiado nada en once años!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.