Página 26

Veis a lo lejos un pueblo del que sobresale una gran pirámide. Os acercáis al poblado y veis que le cubre una brillante muralla que carece de puerta. Sin querer la tocáis y aparecéis en el interior. Los habitantes tienen extrañas formas. Su color de piel es muy oscuro y sus extremidades muy cortas. No parecen muy inteligentes y hablan una especie de dialecto a base de ruidos y gruñi­dos. De repente se oye un grito a vuestras espal­das. Es uno de estos seres que os ha descubierto y avisa a los demás.


Intentar luchar contra ellos y alcanzar la mu­ralla, pasa a la 6
Esperar a ver que sucede, pasa a la 41