Página 29

Es de noche, pero nunca has visto una noche tan negra. La luna debe estar en luna nueva o… ¿es que no hay luna? Permanecéis en la tienda hasta que amanece. Cuando os levantáis no sabéis si aquella voz ha sido un sueño o no. Recogéis la tienda y os ponéis en marcha por un pequeño camino de piedra. Más adelante encontráis un cartel que dice: “Mil monedas de recompensa a quien de alguna información sobre el paradero de mi hija, la princesa Kara. El Rey de Wundagore”. ¡No ha sido un sueño! y tenéis que ayudarla. Encontráis un poblado donde os dicen que el responsable del rapto de la princesa es un tal Nik pero no saben dónde se encuentra. Otros on dicen todo lo contrario: un mago había llegado a la corte y se había hecho con el control del gobierno y buscaba a Nik porque era el único que podía acabar con él. Os dais cuenta de que to­do el territorio está vigilado por soldados. En vuestro recorrido os encontráis con un muchacho con una espada y un escudo. Resulta ser Nik y os dice que a él también le ha llamado Kara.


Si os fiais de él, pasa a la página 15
Si proseguís solos por vuestro camino, pasa a la página 42