Página 43

Ya estáis hartos de este lugar y os ponéis a picar la pared. Es un trabajo pesado ya que los la­drillos son de piedra. Os lleva hora y media atra­vesar la pared cuando cientos de chorros de agua empiezan a filtrarse. El río continúa allí pero la roca donde os encontráis había sido menos desgastada. El nivel del agua empieza a subir rápidamente e intentáis huir corriendo. A los pocos momentos la presión rompe el resto de la pared y el agua alcanza el techo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.