Página 43

Ya estáis hartos de este lugar y os ponéis a picar la pared. Es un trabajo pesado ya que los la­drillos son de piedra. Os lleva hora y media atra­vesar la pared cuando cientos de chorros de agua empiezan a filtrarse. El río continúa allí pero la roca donde os encontráis había sido menos desgastada. El nivel del agua empieza a subir rápidamente e intentáis huir corriendo. A los pocos momentos la presión rompe el resto de la pared y el agua alcanza el techo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.