Página 54

Pensáis que el viejo está loco y no le hacéis ni caso. Volvéis sobre vuestros pasos para inten­tar regresar a la salida pero no es el mismo pai­saje que el anterior. Allí las siluetas de dragones están formadas por cuerpos geométricos, al igual que todo lo demás. No hace ni frío ni calor, no es ni húmedo ni seco, ni desagradable ni hermoso. Es neutro. Los habitantes, de forma humana, miden aproximadamente 2.10 m. Os cuentan que son extraterrestres y su nave espacial se había estrellado en la tierra llegando hasta el subsuelo. Ellos no poseían ninguna de las armas mágicas pe­ro os cedieron gentilmente víveres para proseguir vuestra aventura.


Continúa en la página 18