Página 6

Sacáis de vuestras mochilas los picos y cual­quier otro objeto que sirva como arma. Estáis aguantando hasta que, a través de la muralla, viene un ejército de estos seres. Rápidamente os reducen e inconscientes os llevan a unas mazmorras, poco antes de que os maten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.