Página 64

Según avanzabais, el calor aumentaba. Os encon­tráis con un agujero en el techo y decidís trepar e ir por él. Veis cómo momentos después un río de lava pasa por debajo de vosotros. Llegáis a un tú­nel en el que con una sola linterna se ilumina to­do. Las paredes son de cristales de cuarzo y reflejan la luz. Recoges unas muestras y las metes en la mochila. Corría una brisa que os aliviaba el calor. Después de un rato Hank ve algo en el suelo. Parecían dibujos de dragones que os señalan un ca­mino. Decidís seguirlos. El último de ellos está solo en el suelo. Os aproximáis y de repente el suelo se abre y llegáis a una cámara subterránea.


Pasa a la página 26