Página 73

[…] deja inconsciente a James. Rápidamente coges tú el hacha, subes por las paredes de la cueva y te acercas a su cabeza, pero antes de darle con el hacha te descubre y te golpea con sus garras. Estás ca­yendo pero antes del choque giras en el aire y realizas un ataque en el centro de la bestia. Caes. Intentas levantarte.

-¡Aaah! -gritas.

No puedes, te has roto las piernas pero ves algo. El dragón está paralizado y mo­mentos después cae partido en dos. ¡Has acabado con él! Tus compañeros te recogen. Se está cayendo la cueva a pedazos. Por un rincón veis una luz, una obertura, la atravesáis y estáis en un desier­to, cerca de la entrada a la sima. Volvéis a casa y después vais al hospital. Con la escayola y los cuidados de Kara pronto te recuperas e iniciarás otras aventuras.

6 thoughts on “Página 73

  1. me encantan tus libros me hacen soñar con todo lo que cuentas y me a encantado la opcion de poder elegir los caminos .¡¡Espero que saces otro pronto!!!!! 🙂

    1. ¡Hola, Paula!

      ¿A que no te imaginabas que en un libro pudieras decidir tu propio camino? Los libros son mágicos y encierran entre sus páginas maravillosas historias, algunas felices y otras más tristes.

      Te invito a que sigas leyendo y descubriendo nuevas aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.